Plan para el sábado

Hoy es sábado por la mañana… ó sábado por la tarde… y me voy al rastrillo de Avanza.
Voy contenta, sé que me espera un rato agradable en el que, además, estoy ayudando a los que quieren ayudar a los que necesitan ayuda. No es un juego de palabras, es la razón de ser de Avanza, que cumple maravillosamente desde que la conozco hace ya muchos años, ni me acuerdo de cuántos.


Los días de rastrillo puede parecer que no hago mucho: pedir el euro solidario a la entrada, tomar la temperatura a quién entra, darle gel para las manos, buscar algo que necesiten las generosas personas que acuden al rastrillo, cobrar en caja, marcar algún producto, o simplemente charlar con los demás voluntarios que vengan hoy, o tomarme el café que con tanto cariño me prepara Isabel siempre que está por aquí.
Porque no solo se encuentran cosas estupendas en el rastrillo, es que el trato con la gente y hacia los voluntarios, es exquisito. Es un distintivo de Avanza.
Creo que la vida se nos da para darla y compartirla con los demás. Y cada uno tenemos que buscar de qué manera y en qué lugares podemos hacerlo.
Yo he encontrado a Avanza y me siento muy agradecida por ello. Hoy es el último sábado del rastrillo de primavera, una pena. Pero pronto abriremos el de otoño.


¡Gracias Avanza por darme esta oportunidad de ayudar!

 
A %d blogueros les gusta esto: