Dos preguntas para Ana

¿Cómo conociste Avanza ONG?

En la universidad tenemos que crear un proyecto personal solidario que refuerce la cohesión social. En un primer momento elegí construirlo en torno a la temática de los derechos de los niños pensando que al fin y al cabo ellos son el reflejo de lo que somos como sociedad, representan nuestro futuro.
Sin embargo, para muchas asociaciones ha sido un año complicado, después de mandar decenas de solicitudes de voluntariado conocí a Avanza ONG casi por casualidad y no puedo estar más contenta.

¿Cómo ha sido tu día a día en Avanza ONG?

Aunque la cuestión de la infancia era mi preocupación principal en Avanza ONG me han enseñado mil maneras de colaborar o como dicen aquí: “unir personas que necesiten ayuda con personas que quieren ayudar”.

He descubierto instituciones benéficas, acciones y actividades solidarias de todo tipo pero sobre todo he conocido a voluntarios maravillosos y un equipo lleno de ilusión e imaginación.


Todas las mañanas me reciben con un café y empiezan a surgir ideas y cosas que hacer, ningún día es igual: organizamos cosas en el almacén, preparamos un carro de alimentos con Luis, repartimos comida a los sintecho, ayudamos en el rastrillo solidario con Isabel, visitamos un centro de mayores… nunca se lo que me espera.
Estas semanas la actividad principal ha sido organizar una fiesta de verano para los niños de Villa Paz y de El Hogar El Olivo, dos centros de menores procedentes de familias desestructuradas.
Con mucha ilusión y la ayuda de los más mayores creamos una gymkhana de exploradores en la que los peques recorren los 7 continentes aprendiendo cosas nuevas sobre cada uno y haciendo pruebas para conseguir “brújulos”: billetes de colores con los que comprar sus premios al final del juego.


Hemos disfrutado mucho pasando tiempo con los más pequeños. Ha sido una experiencia increíble, todos los preparativos han llevado a tardes llena de disfraces, colores, risas, saltos, carreras y muchos muchos globos de agua.
Según van pasando las semanas de prácticas va cambiando la imagen que tenía de lo que es una ONG. Seguramente porque Avanza es más que una asociación que realiza actividades de interés social. Si es cierto que hay una organización para que todo funcione, aquí todas las ideas son bienvenidas y escuchadas.

Desde el primer día como voluntario te sientes como en casa. Y es que casi todas esas ideas se convierten más tarde en grandes proyectos en los que cada uno aporta su granito de arena.
Mi voluntariado es al fin y al cabo la consecuencia de un proyecto de universidad, podría parecer algo forzado. Es cierto que muchos veranos he querido colaborar con ONGs pero quizás por las prisas o la falta de obligaciones detrás nunca había pasado tanto tiempo en una organización. Se sabe que detrás de ayudar a los demás hay una gran satisfacción pero lo que es menos evidente es que si bien tu colaboración es un apoyo esencial para esas personas muchas veces, inconscientemente, te llevas más de lo que puedes aportar. Una vez que empiezas a hacer cosas en Avanza “te acabas enganchando”.

 
A %d blogueros les gusta esto: