Dos de cuatro

Cada día se hace especial…

Ayer, preparados los Reyes Magos para iniciar su andadura hacia la residencia materno infantil de Villa Paz, mientras se colocaban los anillos reales, vieron como se asomaban por la ventana unas personas mayores en un centro de día próximo al lugar de salida de la cabalgata de Reyes.

Melchor, Gaspar y Baltasar no dudaron en entrar a saludarlos y llevarles un regalito a cada uno de ellos.    Se vieron risas, sonrisas y lágrimas de emoción en unas personas mayores que por un momento, volvieron a revivir la ilusión de ser niños.   Un gran inicio para una cabalgata muy especial.

 

Quizá después del abrazo de un niño, el abrazo de una persona mayor dependiente es uno de los mejores regalos que pueda recibir un Rey Mago…

Mientras esto ocurría, un equipazo de voluntarios de Avanza ONG ya se encontraba en Villa Paz ultimando los detalles para la gran hamburguesada previa a la entrega de regalos.  Engalanar las mesas, dar el punto a las hamburguesas, que no falten las patatas gajo, salsas, bebidas, servilletas, cubiertos…   todo estudiado y ejecutado hasta el más mínimo detalle.

Apenas habían terminado de merendar las mamás y los bebés, irrumpieron en la residencia los Reyes Magos y su séquito, que entraron y saludaron a todos los niños.   Caras de sorpresa, ilusión, emoción…   ¿en los niños o en las mamás?

Quizá un día muy especial para unos niños muy pequeños, y muy especial también para unas mamás que luchan y lucharán para formar una familia estable y viable.   Porque uno de los objetivos de estas acciones es transmitir esperanza en las personas para salir de situaciones difíciles.   Hacerles ver que no están solas, que hay detrás muchas personas ayudando y apoyando para que den ese pequeño salto que les hará normalizar su vida.

Y llegó la hora de los regalos…   y Sus Majestades decidieron entregar el primer regalo a Sor Cristina, directora de la residencia.   Un enorme estuche de cremas, un reloj de madera y…  ¡la espada de Star Wars!.

A continuación fueron “desfilando” los niños para recibir sus regalos:   juguetes didácticos, juegos de construcción, coches, muñecos…   y todo regado de un montón de chucherías y piruletas que tendrán que administrar las mamás.

Y cuando parecía que había terminado todo, una nueva sorpresa para las mamás.   ¡También había regalo para ellas!.   Un set de cremas de belleza y un reloj para cada una de ellas.   Caras de sorpresa, ilusión…

Una fiesta de Reyes Magos entrañable, que resumimos en las palabras recibidas de Sor Cristina ya por la noche:   “Gracias, graciassss. Se lo han pasado bomba las madres y la Sor. No creo que se nos olvide en la vida estos Reyes”.

Entonces…  ¡misión cumplida!.   Hemos conseguido en Avanza ONG llevar la ilusión que esperábamos.

Queremos agradecer a todos nuestros voluntarios el interés, esfuerzo, dedicación, ilusión y ganas de hacer felices a los demás.

Voluntarios de Avanza ONG…   ¡Sois muy muy grandes!   Muchas, muchas, muchas gracias por todo lo que estáis haciendo y por conseguir que Avanza ONG cumpla su principal misión:   Unimos personas que necesitan ayuda con personas que quieren ayudar.

Y van dos de cuatro.

A %d blogueros les gusta esto: