Disfrutar con los que disfrutan…

Estos días hemos recibido una extraordinaria donación de Amazon de 22 palets de ropa y 6 palets de libros.

Cientos de prendas de ropa de vestir, hogar y deporte y numerosos complementos han sido entregados en el almacén de Avanza ONG para distribuir entre los colectivos más necesitados.

Inmediatamente, un equipo de voluntarios lo ha clasificado por categorías y se han ofrecido a distintas instituciones benéficas.

Entre estas instituciones, dos de ellas han venido a nuestro almacén a seleccionar prendas para los beneficiarios finales:

Villa Paz

Inolvidable el sábado que pasamos con Sor Cristina y Sor Julia de Villa Paz.

A primera hora, las recogíamos en nuestra furgoneta.    Un día fuera de la residencia para visitar nuestro Rastrillo Solidario y dirigirnos al almacén para recoger productos de la donación de Amazon.

Villa Paz es una residencia donde viven jóvenes procedentes de familias desestructuradas tutelados por la Comunidad de Madrid.    Sor Cristina dirige también una residencia de madres sin recursos con bebés a su cargo.   Un lugar entrañable.   Sor Julia es la responsable de uno de los seis hogares y venía en representación de todos los jóvenes de Villa Paz.

La jornada fue absolutamente magnífica.   Paseando entre cajas cargadas de productos, fueron directamente a la zona de ropa de hogar.   Se necesitaban almohadas, sábanas, fundas de sofás, cubrecolchones…  todo es poco para un hogar con 60 miembros.

Cada cosa que cogían, cuidadosamente seleccionada, tenía nombre:  “Esto para el hogar de los mayores, y estas sábanas para los niños de Sor María José, y estas fundas para la última donación de sofás, y estas…”  

Cuando llegaron a la ropa y complementos.   Aquí cada prenda tenía nombre.   “Le puede quedar bien, muy de su estilo, que bonito para Eider, en el nido les vendrá muy genial…”  fueron los comentarios que frecuentemente se escucharon.

Seis horas de visita, acompañadas de Mayte que hizo de “personal shopper” y estuvo atenta a cuantas cosas podrían necesitar.   Mayte, junto con Elena, Luis, Mayte y Gabriela y otros voluntarios, fueron las encargadas de clasificar los 20 palets de ropa.

El retorno a Villa Paz fue espectacular.   Luchando contra el cansancio de una jornada intensa, la ilusión nos invadía pensando en el bien que se había hecho a tantísimas personas.   No solo bien material.   En muchas personas residentes de Villa Paz, sentirse querido y atendido eleva la motivación por seguir luchando en superarse ante situaciones muy complejas.

Lunes con Desamparados

El domingo anterior habíamos ido a llevar algunas de las Legumbres Luengo que necesitaba el Hogar Nuestra Sra. De los Desamparados.

Después de descargarlos, se le hizo una proposición a la Madre Aurora:   Madre, mañana abrimos el almacén para ustedes y cojan todo lo que vean que puede ser necesario para los niños.   ¿Se vienen y pasamos un ratito juntos?

¨Y¨así quedamos.   A las 10:30 saldrían del hogar para visitar nuestro almacén.

Puntuales, aparecieron en el almacén Madre Aurora, Madre Conce y Madre Rocío.  

Les enseñamos todo y la experiencia fue muy similar a la del sábado.

Cada prenda tenía un nombre asignado:   Esta chaqueta para fulanita, este pantalón para fulanito, y vamos a coger sábanas para los niños de madre Rocío que ya las tienen muy “pasadas”.

También necesidades de calzado, ropa para los niños,  y sábanas y almohadas para muchos de ellos.   A veces, aún conociéndolas, piensas que tienen la ayuda necesaria y realmente hay todavía mucho que cubrir.

Seguiremos invitando a las instituciones benéficas con las que habitualmente colaboramos para repartir todas estas prendas que, a buen seguro, permitirán hacer un poquito más felices a cientos de personas en una situación de grave vulnerabilidad.

Pero si hay algo que quedará marcado de estas visitas es la abnegación y generosidad de las personas que han venido a recogerlas.   Porque en ningún momento se ha escuchado un “esto lo necesito”, o “esto para mí”.   Siempre ha sido ilusión y pensamiento para otras personas.  “Qué contenta estará con estos pantalones”, “Qué bien le van a venir estos zapatos”…

Una lección de entrega a los demás.  

¡Gracias, maestras!

Y muchísimas gracias a Amazon por su generosidad en la donación.   ¡Tenemos que continuar con ello!

 
A %d blogueros les gusta esto: