De compras en Makro

Podría ser un hecho normal, aunque en esta ocasión había varios matices…

Porque hacía varias semanas, desde Makro realizaron una generosa donación a Avanza ONG.

Nuestro objetivo, sin olvidar nuestro día a día, está puesto ya en la Campaña de Navidad. El año pasado, entregamos más de 2200 cestas de Navidad y atendimos a más de 4000 familias en situación de grave vulnerabilidad y riesgo de exclusión social. Estas familias son seleccionadas por las más de 100 instituciones benéficas a las que frecuentemente atendemos.

Una de estas instituciones es una residencia de menores procedentes de familias desestructuradas. Lo llamamos residencia porque así lo llaman los 18 jóvenes que allí residen (“la resi”), pero realmente es un hogar, donde se vive y respira un ambiente de familia.

El Olivo, que así se llama este hogar, es una de las instituciones con las que Avanza ONG participa en el proyecto Primer Empleo, donde se pretende que estos jóvenes puedan tener una oportunidad laboral de primer nivel cuando, a partir de los 18 años, tengan que luchar desde su mayoría de edad (y solos) por su porvenir.

La situación económica actual es ajustada, pero desde Avanza ONG decidimos destinar parte de esta donación a las necesidades de El Olivo.

Con casi 40 grados de temperatura, el 11 de agosto, con ola de calor y a las 15:30 de la tarde, recogimos en “la resi” a Carmen y Mercedes para ir a realizar la compra. Llevaban anotado en un cuadernillo la lista de necesidades que habían ido haciendo en las últimas semanas.

Y allí que fuimos…

Maravillosa la atención con la que nos recibieron en Makro. Pudimos compartir con sus directores los proyectos que llevamos a cabo y contarles el destino concreto de la donación que realizaban.

Estuvimos acompañando la realización de la compra. ¿Sabes hasta donde se puede estirar un chicle?. Algo parecido resultó al elegir los productos de esa lista que llevaban en el cuadernillo. Fue una lección de selección de calidad y precio.

Un rato agradable que tuvo su mejor momento cuando llevamos a El Olivo toda la compra. Allí estaban los jóvenes, a la sombra, haciendo puzzles… Poder compartir un ratito con ellos y que nos cuenten a que dedican el tiempo en verano, sus ilusiones… no tiene precio.

Una tarde de agosto en la que el calor del ambiente se convirtió en calor de hogar.

Desde Avanza ONG queremos agradecer a Makro y a El Olivo la ayuda para cumplir con nuestro principal objetivo: Unimos personas que necesitan ayuda con personas que quieren ayudar.

 
A %d blogueros les gusta esto: