Me quedé impresionada

Una persona nos ha contado lo que pensó al conocer el trabajo que realiza AvanzaONG:

[pullquote align=”left|center|right” textalign=”left|center|right” width=”30%”]

“Me quedé impresionada al descubrir la enorme ayuda que se puede prestar tan fácilmente”

[/pullquote]

Un día pasaba dando un paseo junto a un Colegio de la nueva zona de Las Tablas y me llamó la atención un grupo de personas. Aparte de que fueran muchas o pocas, me sorprendieron sus rotros sonrientes mientras cargaban algo así como bultos, cajas, alimentos… Era como si volvieran del supermercado. Me paré y pregunté: ¿qué pasa aquí? Y una persona me explicó que se estaban preparando unas cestas y lotes de alimentos y objetos de primera necesidad para llevarlos a familias necesitadas de Madrid.

Entonces no le dí mayor importancia y continué mi camino. No dejaba de pensar que mientras yo paseaba sin más, unas personas se dedicaban desinteresadamente a ayudar a los demás. Comparé mi sonrisa con la de aquella persona… Me di cuenta de que algo tenía que cambiar en mi vida.

Al día siguiente, me decidí a acercarme de nuevo al lugar donde tantas personas seguían ocupadas en preparar con tanto empeño aquellos lotes para llevarlos a familias durante los días de Navidad. Superando la vergüenza inicial, pregunté por quién dirigía aquello. Me presentaron a una joven sonriente, Paloma.

En pocas palabras me explicó que AvanzaONG sólo busca ayudar a familias con necesidades y que, si quería, podía ayudar desde aquel momento, pues había fallado una persona y había prisa en terminar unas cajas con legumbres y ordenar los envíos para que, al día siguiente, un buen número de familias con sus hijos pudieran cargarlos en sus coches y acercarlos a los destinatarios.

[pullquote align=”right” textalign=”left|center|right” width=”30%”]

AvanzaONG sólo busca ayudar a familias con necesidades
[/pullquote]

 

 Después de unas horas de trabajo entretenido y divertido, fui conociendo a otros simpáticos voluntarios. Estaba alucinada con lo que estaba viendo y escuchando: que si pañales para bebés recién nacidos cuyos padres no podían comprarlos, que si una persona necesitaba una silla para el niño, que si un discapacitado tenía necesidades que se iban a cubrir gracias a un donativo que acababa de llegar, que con la ayuda de familias voluntarias se iba a llegar a unos 400 hogares, que con la ayuda de empresas solidarias se habían alcanzado nuevos records en donativos que afortunadamente estábamos ya canalizando…

Ciertamente, al cabo de la tarde descubrí el secreto de aquellas caras sonrientes… Me quedé impresionada al descubrir la enorme ayuda que se puede prestar tan fácilmente, apenas sin esfuerzo pero con la decisión de renunciar a mi paseo. Así se lo dije a mi marido al regresar a casa. Al principio, él pensaba que estaba un poco “trastornada”, y me dijo que hacía tiempo que no me veía tan entusiasmada con un proyecto así. Le animé a que el domingo, después de ir a Misa y dejar a los niños con los abuelos, me acompañara a echar una mano en los preparativos.

Sólo puedo contaros que también él quedó sorprendido y fue quien me propuso a mí que también ayudáramos a llevar las cestas y lotes de Navidad con nuestros hijos. Ha sido una experiencia impresionante para toda la familia y esperamos poder ayudar más y mejor en la próxima campaña.

Por todo ello y, sobre todo, por el trabajo que se realiza a través de Avanza ONG, muchas gracias”.

(Esta persona nos ha autorizado a contar su historia, y también se lo agradecemos).

A %d blogueros les gusta esto: