Entrevista a Concha Montero

Concha Montero es la profesora del programa de formación Ponte a Punto.
Ponte a Punto es un proyecto que trabaja para capacitar profesional y humanamente a personas en situación o riesgo de exclusión social. Realiza un recorrido formativo y motivacional con ellos insertándolos en la sociedad a través del trabajo.

¿Cuántos años llevas de profesora y cuantas ediciones has impartido?

Comencé a trabajar en el Programa Ponte a Punto en el año 2016 y he sido profesora de 7 cursos de limpieza y cuidado de personas mayores, un curso de manicura y dos cursos de operador de carretillas y logística de almacén.

¿Por qué decidiste ser profesora en Ponte a Punto?

El ser profesora de Ponte a Punto fue una preciosa y generosa propuesta que me hicieron desde Avanza ONG.

Personas de confianza me conocían desde hace muchos años. Conocían mi experiencia en la batalla de la educación de niños con necesidades educativas especiales y la gestión de los recursos educativos. También conocían mi largo recorrido como voluntaria en la formación de adultos, con una intensa creación de contenidos, en la implantación de proyectos y exposición de conferencias.

Estas personas me recomendaron porque pensaban que mi perfil se ajustaba a las necesidades del proyecto.

¿Cómo os encontráis en el centro de formación donde se imparte el curso?
Nos encontramos de maravilla, es un regalo inmenso; las instalaciones de MOPE nos permiten, no sólo la enseñanza y las prácticas, sino también el compartir nuestras experiencias y nuestros famosos desayunos.
Todo el personal nos trata con cariño y cercanía y con mucha generosidad.

¿Qué aplicación tiene para la vida real lo que le estás enseñando a tus alumnos?
Una aplicación inmediata.  Empezando por la transformación de sus vidas, que es el primer efecto… Esto se consigue gracias a la impartición del bloque de Inteligencia Emocional que tiene un gran peso y es importantísimo…
A la colaboración de los coach y al suplemento de los Seminarios.
Primero cambian ellos, luego cambian sus familias y después todo su entorno.
La otra aplicación práctica es la de su capacitación profesional y su orientación laboral, que les permite acceder a un trabajo y normalizar su vida y la de sus familias.

¿Hay algo en especial que hayas aprendido en estos años de tus alumnos?
El contacto con mis alumnos me ha enriquecido de una forma insospechada. Es como hacer un viaje a través de sus mundos y traerlos de vuelta al mío.
Me admira de ellos la valentía de abandonar su tierra y lanzarse a lo desconocido.
Muchos de ellos renuncian a todo y trabajan para entregar sus ingresos en su país de origen llevando aquí una vida austera.

He tenido experiencias de escuchar un sufrimiento tan escalofriante que me costaba dormir durante días… he llorado con ellos y me he entusiasmado con ellos.

He aprendido con mayor profundidad aún, lo que es el regalo de la vida.

Recuérdanos alguna anécdota que te haya surgido en clase.
¡Tengo tantas anécdotas!

Algunas ni se pueden contar de los fuertes que son y que tienen que ver con sus sufrimientos personales antiguos.

A veces una maravillosa anécdota es sólo contar un gesto… recuerdo a José, un alumno que venía de una tragedia inimaginable… le veía que se acercaba a la ventana y se quedaba mirando al vacío… Y yo le decía, José, ¿qué haces?
Se volvía con los ojos llenos de lágrimas y me decía…

«Es que soy tan feliz! Nunca imaginé que me tratarían así y que me enseñarían tantas cosas…
En mi país gente como vosotros ni siquiera se pararía a mirarme.»

Recuerdo también la anécdota de un alumno maravilloso al que ofrecieron, a las pocas semanas de empezar el curso, un buen trabajo en las cámaras frigoríficas en Mercamadrid.

Él lo rechazó… Y yo le dije que no lo entendía porque, al terminar el curso, como mucho, conseguiría un trabajo tan bueno como ése….

No fue capaz de contestarme.

A la semana, me pidió permiso para explicarse.  Me dijo:

«Profe, yo nunca tuve un cole…
Yo nunca tuve a nadie que me enseñara…»
«Es que me da mucha tristeza pensar que el único cole que voy a tener en mi vida lo voy a perder por un trabajo…
Deje que acabe este cole..
y seguro que luego encontraré un buen trabajo».

Una semana antes de finalizar el curso, ya le habían contratado para un magnífico trabajo.  Me dijo que estaba listo para renunciar al final de curso… Que sus deseos habían sido colmados.

¿El voluntariado corporativo es importante en el programa? Hay master class y seminarios de currículum y entrevistas de trabajo.  ¿Cómo lo valoran los alumnos? 

Cómo dije anteriormente, codearse con grandes profesionales que les imparten las master class y crecer guiados de la mano de los coach que han sido grandes empresarios, les fortalece mucho y les da audacia.
Ya insistí en la importancia de los seminarios de currículum vitae entrevistas de trabajo, es la llave que abre la puerta de su futura vida profesional.

Ante la situación actual, ¿Cómo ves que puede evolucionar la enseñanza de una manera positiva en el colectivo al que nosotros ayudamos?
En el sentido que apuntaba antes: capacitando, certificando con diplomas en habilidades profesionales las cuales hay mucha demanda y sin embargo hay un vacío por parte de los ministerios de educación y de empleo.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: