Vuelve Melchor

Esta vez nos ha acompañado vestido de incógnito, sin su majestuosa vestimenta, sin camellos ni pajes. Y nos ha vuelto a escribir (no lo hacía desde principio de año). ¡Gracias, Melchor!

 

 

Queridos amigos:

Algunas veces es bueno pararse a pensar en las situaciones que nos rodean.

En estos últimos días, he podido acompañar a Avanza ONG en diferentes recogidas y entregas de alimentos y material de higiene básico que se han realizado en Casa de Belén, Hogar Santabárbara, comedores sociales de Vallecas y Torrejón, Cotolengo de Algete …

Nunca pensé que la solidaridad y la alegría pudieran ser tan palpables. Se transmite un sentimiento tan sincero que podría decirse que se puede tocar. No sabría explicar o cuantificar la entrega que realizan los voluntarios, esforzándose al máximo con simpatía, alegría, dedicación … Han sido para mí un auténtico ejemplo de actitud ante la vida.

Pero no creo que pueda dejar de pensar nunca en una pequeñaja de cuatro años que reside en la zona de niños de Casa de Belén. Allí viven niños muy pequeños y muy enfermitos, cuidados 24 horas diarias por un equipo ejemplar de personas que vuelcan su esfuerzo en que los chavalines tengan la mejor calidad de vida posible.

Cada vez que voy, me pongo delante de mi amiga de cuatro años y me pregunto … ¿qué he hecho yo para estar aquí y qué ha hecho ella para estar ahí? ¿Cuáles son los méritos de cada uno?. El valor y la dignidad de los dos es el mismo, y sin embargo la situación de cada uno totalmente distinta.

Y la ves con esos ojitos negros, semicerrados, con la mirada perdida, ausente … y piensas cómo podrías ayudarle, qué podrías hacer para que tenga una vida normal, sin dolores, sin dificultades, ¡como un niño más de tantos!

Y no encuentras respuesta …

Pero al poco de salir de allí, me doy cuenta que ha sido ella la que me ha ayudado a mí. Esa criatura, aparentemente ausente, me ha dejado huella. Una huella honda, de las que te marcan para mucho tiempo. Te vas de allí y ya estas con ganas de volver …

Por ella me siento enormemente afortunado. Yo era el que quería ayudar y me he dado cuenta que era el que necesitaba ayuda.

Quizá no te hayas dado cuenta de la ayuda que necesitamos y recibimos de las personas que parece necesitan ayuda.

¿Te animas a descubrirlo?

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: