¡No hay quien nos pare!

El sábado por la mañana empezaba un día intenso: nos esperaba un fin de semana para hacer 1.500 cajas de alimentos básicos para las familias desfavorecidas. Para adaptarnos a todas las necesidades, hacemos distintos tipos según el tamaño de la familia, de 1 a 3 personas, de 4 a 6, de 7 a 8, y de más de 9 miembros.

¿Cómo hacemos este plan? Preparamos una doble cadena de producción en la que estaban todos los alimentos, y dábamos a los voluntarios una lista de la compra y un carrito en el que ponían las cajas vacías. Así, empezaban a andar al lado de la línea donde estaban los alimentos cogiendo los que se indicaban en esa lista. Por ejemplo: una caja naranja contenía 3 cajas de cereales azucarados , 5 botes de crema de cacao, 2 cajas de quesitos, 2 botes de mermelada de fresa, 3 litros de aceite de oliva virgen extra, 4 kilos de azúcar, 3 botes de cola cao, 4 paquetes de galletas, 3 latas de mejillones y 3 de sardinas. Esta caja naranja es parte de un pack que va para familias grandes, en otra caja de distinto color esa familia tendrá legumbres, pimientos, chocolate, bebidas, etc…

Emilio de Villota con su hija y su nieta, ¡preparando cajas para los más desfavorecidos!

Compartimos una gran mañana con un gran amigo, Eduardo Petrossi de la Fundación Mahou San Miguel. Se sorprendió por la cantidad de familias que estuvieron ayudando durante todo el día.

¡Somos un equipazo!

Vinieron muchísimas familias y voluntarios a echar una mano, y cada uno ayudó en una cosa. Había un grupo que no paraba de montar cajas para que estuvieran listas al principio de la línea, otros abriendo paquetes y palets para que todo estuviera a al vista, otro equipo de voluntarios se encargaba de ir quitando el cartón y doblándolo en el contenedor, y un grupo de forzudo estaba al final de la línea cerrando las cajas y apilándolas al final del párking, listas para el día de la entrega.

Las cajas se iban haciendo a una velocidad increíble:: 200, 300, 600, 800…a mediodía nos dimos cuenta de que aquello iba muy rápido y que tendríamos que hacer cestas…¡que estaban programadas para el fin de semana siguiente! ¡Manos a la obra otra vez! Aprovechando el parón de la comida, reorganizamos la cadena de producción para ir montando la línea de los alimentos que van en las cestas (vino, turrón, chorizo, fuet, galletas, chuches…) y los puestos para ir envolviéndolas.

Tal como esperábamos, por la tarde llegó aún más gente que por la mañana para ayudar, por lo que a las cinco de la tarde ya estábamos cerrando las últimas cajas. ¡A por las cestas! Rápidamente acabamos de sacar  todo lo necesario para hacer las primeras cestas: celofán, lazos, belenes, decoración, guirnaldas, celo…y dispusimos muchas mesas hechas con palets para que hubiera muchas personas envolviéndolas, que siempre es un poco complicado y lleva su tiempo.

Pero…¡ni los envoltorios frenaron a los súper voluntarios! En dos horas y cuarto se hicieron y envolvieron 400 cestas. Las más pequeñas, sí, ¡pero 400 al fin y al cabo!

Una vez acabado y recogido todo empezamos a ver la posibilidad de que el domingo acabáramos todas las cestas…¿sería posible hacer en un fin de semana lo que normalmente hacemos en uno y medio o dos? Todo dependería de cuántos voluntarios vinieran el domingo. Y una vez más…¡lo voluntarios estuvieron allí!

Desde primera hora hasta el final del día fue un ir y venir de familias, amigos, voluntarios, lazos, celofanes…¡Navidad! Se acabaron todas y cada una de las 1.200 cestas que había que hacer, con una ambiente de trabajo y rapidez increíbles. ¡Parecía una competición! Eso sí, ¡con una sonrisa, sabiendo que hay prisa por ayudar!

Jota Abril pasó una gran tarde envolviendo cestas con sus hijas. ¡Eres bueno hasta para eso, crack!

Emilio Dumas, director de Toshiba en España estuvo toda la mañana haciendo lotes de alimentos para personas sin techo y entidades que atienden a niños en exclusión social. ¡Gracias, fenómeno!

En este video puedes ver lo frenético que fue. ¡De locos! ¡Gracias!

Aún así, y a pesar de que se ha avanzado mucho trabajo, seguimos necesitando mucha ayuda de nuestros voluntarios…¡ahora vienen los regalos, y esa siempre es una parte muy dura! ¡Os esperamos a todos este sábado y domingo de 10:30 a 14 y de 16 a 20!

A los más jóvenes les dio tiempo a preparar un mural, ¡así el garaje será más alegre!

A %d blogueros les gusta esto: