Los corazones de Ana

Si el corazón tuviera un color, sería naranja

Se lanza la Campaña de Navidad con muchas más familias que atender que otros años, menos recursos y más dificultades.

Con más organización, un montón de gente dispuesta a ayudar, un planning de turnos y el cuidado necesario, todo empieza a rodar.

Algunos voluntarios, que siguen confinados, se resisten a quedarse de brazos cruzados. Es el caso de Ana, dieciseis años, ha participado en la Campaña del año pasado y quiere trabajar en ésta, pero vive en Galapagar y no puede venir a Madrid.

Todo el mundo dice que esta Navidad va a ser distinta, pero en realidad pensamos que va a ser más fría y distante. La única manera de combatir esa sensación es a base de ilusión. Hay que hacerlo igual de bien y más bonito que nunca.

Ana se propuso que todas las cestas llevaran un mimo que llegó en forma de corazón. El corazón naranja es el logo de esta “Navidad Contigo”; y así, cada cesta lleva uno. Hecho a mano, moldeado y pintado con todo el mimo con el que se prepara un regalo.

Podría decirse que Ana lleva 1.300 corazones hechos, pero no sería justo no reconocer que ha hecho corazones con sus hermanas, con su madre, con sus compañeras de clase y con un par de vecinas que se asomaron por la valla de la arizónica al olor de la pintura. Los cálculos de material, embalaje y transporte son de su padre. Así toda la familia ha dedicado sus ganas y su tiempo en preparar los corazones naranjas de las cestas de esta Campaña.

Gracias Ana de todo corazón, ya se han entregado más de quinientas cestas que seguro van a emocionar a las familias que las reciban.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: